Tel. +34 93 702 19 59 formaciopermanent@tecnocampus.cat

Aquest contingut està disponible també en: Català (Catalán)

La readaptación deportiva lleva ya años penetrando en el tejido deportivo global, también en el ámbito peninsular. Sin embargo, continua siendo un arte bastante desconocido, y los estudiantes interesados en el entrenamiento personal y la preparación deportiva a menudo no ven claro qué papel juega la readaptación, como se relaciona con otras disciplinas, cuál es su importancia en la prevención de lesiones, o que perspectivas profesionales se abren a los futuros preparadores y readaptadores.

Para resolver estas cuestiones, tenemos la oportunidad de enriquecernos con el conocimiento y la experiencia de Roger Font, actual preparador físico y readaptador del primer equipo de hándbol del FC Barcelona.

P: Las lesiones son la pesadilla de cualquier deportista, y uno de los aspectos centrales que tiene que tratar un entrenador o preparador físico. En su experiencia, ¿la calidad del entrenamiento del deportista puede reducir la incidencia de las lesiones?

R: La calidad del entrenamiento siempre va asociado a una buena ejecución técnica de todos los ejercicios a la vez que una buena planificación en el entrenamiento. La suma de estas dos variables, más la incorporación de otras, ayuda a reducir lesiones y a intentar tener un mayor control.

P: ¿Qué papel tiene esta readaptación en la reducción de lesiones?

R: La readaptación busca que las lesiones no vuelvan a suceder. Normalmente buscamos encontrar los puntos débiles que han surgido o que existen en el deportista y no teníamos controlados, para así evitar otra recidiva (que vuelva a lesionarse del mismo, pues es el motivo número 1 de que haya una lesión).

P: A los actuales licenciados de CAFE, les recomendarías empezar a trabajar ya mismo para coger experiencia, o bien ampliar su formación con otro máster o postgrado?

R: Yo combinaría las dos. Trabajar para así coger experiencia y, a la vez, formarse en readaptación, pues ampliarían los conocimientos obtenidos en la carrera.

P: ¿Cómo encaja el trabajo del readaptador físico con la resta de especialistas implicados en la recuperación de un deportista profesional?

R: Es necesario trabajar por el bien del jugador, este es el objetivo común para todos los profesionales que están a su alrededor. Para mí, es necesario un grupo multidisciplinario pues, de esta manera, seguramente no nos dejaremos ninguna estructura del deportista para trabajar, haciendo una readaptación mucho más completa.

P: ¿Podemos extraer lecciones de la readaptación deportiva a nivel profesional que puedan servir para deportistas amateurs, o para la actividad física de la población en general?

R: Sin ningún tipo de duda. El espíritu competitivo y de superación que tienen los deportistas de élite, hace que sean un gran espejo para la gente amateur o población en general. Es necesario pensar que para ellos, el deporte es su trabajo y su forma de sustentación económica. Una lesión hace que no puedan entrenar, trabajar y competir, haciendo que baje su “caché” en su deporte, su cotización baja. Por lo tanto, ver como no se hunden y trabajan duro para salir de una lesión, por muy grave que sea, hace que sean un referente.

P: ¿Cómo ves la situación profesional del entrenador personal y el readaptador deportivo en la actualidad? ¿Y en un futuro próximo?

R: Creo que tanto el deporte de alta competición como el mundo del fitness, tiende cada vez más al entrenamiento individualizado. Cada deportista dentro de un equipo tiene unas necesidades diferentes a las de sus compañeros, por tanto, es necesario trabajar de forma diferente. El futuro es tender hacia esta individualización y conocer al máximo las lesiones que pueden sufrir nuestros jugadores o clientes.

P: ¿Qué hace falta para convertirse en un buen preparador físico/readaptador deportivo?

R: Conocimientos y muchas ganas de probar y tirarse a la piscina. No tener miedo a nada y, con los conocimientos obtenidos en el Grado y en el Máster, analizar al máximo el deporte al que nos dedicamos profesionalmente y buscar las soluciones más óptimas. A la vez, tener mucha inquietud por saber por qué pasan las cosas y cómo podemos solucionarlas.

¿Quieres saber más?