Tel. +34 93 702 19 59 formaciopermanent@tecnocampus.cat

Aquest contingut està disponible també en: Català (Catalán)

Lo has conseguido. Dijiste que querías hacer tal o cual carrera y la has hecho, ya tienes el título, ya eres un graduado universitario. ¿Y ahora qué? Ahora se abre el abismo de dudas: ¿Trabajar o seguir estudiando? ¿Conseguir más formación o conseguir más experiencia?

Cualquier alumno se encuentra con este dilema una vez acabada la carrera. En este artículo examinamos el problema y consideramos las diferentes opciones delante de ti.

Estudiar o trabajar

Incorporarse al mercado laboral es la primera opción que viene a la cabeza una vez graduado, especialmente cuando estudiar supone un esfuerzo económico difícil de asumir. Más allá de ganar dinero, ponerte a trabajar significa poner en práctica los conocimientos adquiridos en la carrera, realizarse y adquirir experiencia.

No suena nada mal, ¿verdad? Pero la realidad del mercado laboral es otra, más dura. La crisis habrá pasado en términos macroeconómicos, pero la situación laboral en el país continua siendo de gran dificultad. Es cierto que algunas titulaciones implican más facilidades para incorporarse al mercado, pero continuamos con porcentajes elevados de sobretitulación (graduados en sitios de trabajo no cualificados), y con procesos de selección donde la barrera de la experiencia impide al nuevo graduado adquirir esta experiencia.

El hecho de disponer de un excedente de graduados en el mercado tiene otra contrapartida más allá de la competencia estándar: que no es fácil destacar y distinguirte de los otros candidatos.

Todo esto se traduce en un hecho: hoy en día, tener solo la carrera no es garantía de nada. Si realmente quieres destacar, y optar a una mejor incorporación al mundo laboral, se convierte en algo muy importante continuar estudiando, bien un curso especializado, bien un postgrado, o bien un máster.

Formación de postgrado, de màster y de especialización

Todo y que se engloben dentro el marco de la Formación Continuada dentro el segundo ciclo, existen importantes diferencias entre máster y postgrado o curso de especialización.

  • Másteres: Pueden ser oficiales o propios de cada universidad, y duran entre 1 y 2 años, con una carga lectiva de entre 60 y 120 créditos ECTS, y un Trabajo de Fin de Máster para conseguir el título.

Los másteres están pensados para proporcionar una formación avanzada que puede ser especializada como general o de carácter multidisciplinario, y por sus características pueden llevar al alumno hacia una especialización profesional (que no solo facilitará la incorporación al mercado laboral sino que también la calidad de trabajo), o hacia una especialización académica, una antesala en la busca para pasar al tercer ciclo y realizar el doctorado.

Los másteres oficiales son títulos homologables en el extranjero.

  • Postgrados: El postgrado es siempre una titulación propia de cada universidad, y tanto la duración como la carga lectiva son menores que en el máster: hablamos de una duración de medio año a uno, y cargas de 30 a 60 créditos ECTS.

Estos estudios acostumbran a ser muy especializados, funcionando muy bien tanto para graduados que quieren especializarse como para profesionales que necesitan actualizar sus conocimientos en este mundo cambiante.

  • Cursos de especialización: Estos cursos, que pueden ser de uno o más créditos ECTS, trabajan aspectos muy concretos de sus respectivas áreas. Son una herramienta muy interesante para aumentar conocimientos, capacidades y especialización cuando no se dispone de recursos o el tiempo para realizar opciones más intensivas como el máster o el postgrado.

Ventajas laborales para formación continuada

Continuar estudios de segundo ciclo después de licenciarse comporta muchos aspectos positivos para a la incorporación profesional. Por un lado, la formación recibida repercute en más y mejores conocimientos en tu campo, y en una especialización que te hará destacar entre los graduados. Puedes aspirar a otras ocupaciones, donde la competencia es más reducida (no más dura, el esfuerzo y el buen trabajo no nos la quita nadie).

También es relevante el contacto humano. Tanto los compañeros del curso como el profesorado se mueven en los círculos donde tú te tienes que mover, y por tanto, son contactos que no solo se llenarán a nivel humano, sino que también te pueden beneficiar profesionalmente.

Y por último, a la hora de escoger postgrados o sobretodo másteres, escoge aquellas universidades o programas que contemplen ventajas laborales, como hacemos en TecnoCampus de la UPF en Mataró. La bolsa de trabajo es un elemento muy valioso para nuestros estudiantes del máster y postgrado. Y en el programa de nuestros másteres encontrarás créditos de prácticas que resulten clave tanto para coger la famosa experiencia que todos piden pero nadie proporciona, como para conseguir trabajo más rápidamente una vez obtenida la titulación.

Cursar estudios de máster o postgrado es la mejor inversión que puedes hacer para tu futuro profesional: apuesta por formarte y especializarte, apuesta por mejores trabajos y mejores sueldos. Apuesta por ti mismo/a.